¿Cómo saber si estas en una relación tóxica?

¿Cómo saber si estas en una relación tóxica?

Las relaciones tóxicas se manifiestan de muchas maneras. A veces puede estar en un amigo, un familiar o una relación amorosa. Desafortunadamente las personas involucradas en relaciones tóxicas con las últimas en darse cuenta de que están en una.

Las relaciones tóxicas se caracterizan por hacernos sentir mal, cambiar nuestra forma de ser y alterarnos de maneras que no podemos controlar o destruyen quienes somos. Este tipo de relaciones por lo general nos hace sentir infelices, pero aun así son difíciles de dejar. Por lo general están compuestas por una persona dominante y otra sumisa, hay problemas de comunicación, manipulación, mentiras y chantajes.

Esta lista enumera algunas características de las relaciones tóxicas. Si cumples con algunas de estas características, es importante que abras los ojos y decidas si es momento de dejarla ir.

  1. Solo una persona esta a cargo. Si solo una persona lleva la relación, esta relación seguramente no es sana. A veces por comodidad es fácil relacionarnos y sentirnos cómodos en este tipo de relaciones. El problema es que, al darle las riendas de tu vida a otra persona, es muy probable que pierdas el derecho a opinar sobre lo que hace con ella. Recuperar el control después de una relación así es difícil. La persona pierde autonomía e independencia. Si estas en una relación en la que alguien mas tiene el control sobre las decisiones de tu vida, entonces aléjate lo antes posible. No es lo mejor para ti.
  2. La relación tiene el objetivo de completar o llenar algo que te falta. Es común ver en películas y series de televisión que una vez que las personas encuentran a su persona amada, su vida cambia y tienen una vida plena. En la vida real, ninguna relación debe servir o usarse con fines personales. Tener una relación para llenar un vacío emocional por lo general lleva a relaciones de codependencia y en algún punto no sabrás que hacer sin ella.
  3. Relaciones codependientes. Este tipo de relación es algo similar al punto 1, solo que aquí las personas suelen ser pasivas y dependientes. Esto hace a la larga que las personas pierden su individualidad. Las personas involucradas en este tipo de relaciones necesitan la aprobación del otro para llevar a cabo cualquier acción y terminan por priorizar las necesidades del otro antes de las propias. Lo malo de este tipo de relaciones es que en algún punto aparecen síntomas de resentimiento por no haber valorado nuestras necesidades ya que las personas codependientes dedican 24 horas del día en el bienestar del otro. Este tipo de relación no es sana porque cada persona debe hacerse responsable de sus propias emociones y poder regularlas sin ayuda.
  4. Relaciones idealizadas. Al igual que el punto dos, los medios de comunicación nos han enseñado modelos de relaciones inexistentes. Las relaciones perfectas no existen y mucho menos se puede cambiar a las personas. Cuando decidas querer a alguien, quiérelo por quien es y no de acuerdo a tus expectativas. Esto te va a ahorrar mucha frustración y energía que puedes usar para enfocarte en ser una mejor persona en lugar de intentar perfeccionar tu relación actual.
  5. Relaciones en las que se usa el pasado para justificar el presente. Es muy común en una relación tóxica que una de las personas utilice algún dato del pasado para justificar los daños del presente. Por lo general se convierte en una lucha interminable por quién le hizo mas daño a quien en el pasado. Lo mas desafortunado de esta característica de relación es que las personas suelen usar su posición de “víctima” para hacerle daño a la otra persona en el presente. El pasado se debe quedar en el pasado, si no es así entonces estas en una relación tóxica.
  6. Relaciones basadas en mentiras. Si estas en una relación en donde no puedes confiar en la otra persona, entonces no vale la pena. Una persona con la capacidad de mentir una vez lo podrá hacer muchas veces más. Si descubres que alguien te está mintiendo, lo mejor es afrontar a esa persona y no caer en el juego. Si perdonas una mentira, solo debes estar consciente de que hay altas probabilidades de que vuelva a pasar.
  7. Relaciones incapaces de sanar. Si estás en una relación que es imposible de sanar, es mejor que huyas lo antes posible. Como mencionaba en el punto 6, no es sano estar en una relación basada en mentiras, pero el no saber perdonar, también puede convertirse en una relación tóxica combinada con otros factores como la codependencia. Casos en los que a pesar de no existir la capacidad de mejorar las cosas en la relación las personas tampoco dejan de estar juntas.
  8. Relaciones en las que la comunicación es Pasivo-Agresiva. El sarcasmo, la ironía y las indirectas, son ejemplos de comunicación hostil. Son formas sutiles de molestar a la otra persona. Si no estas en una relación basada en una comunicación abierta y sincera debe ser difícil entender los objetivos de la otra persona.
  9. Chantaje emocional. Este tipo de relación se caracteriza por aplicar un castigo emocional cuando la otra persona no hace lo que queremos. Al igual que el punto anterior, se trata de un problema de comunicación. Lo ideal es mantener una comunicación sincera ya que, si existe chantaje emocional, definitivamente estás en una relación tóxica.
  10. Relaciones que no son prioridad. Todas las relaciones interpersonales requieren de tiempo y esfuerzo. Si estas en una relación en la que no eres la prioridad de la otra persona es mejor dejarla.

¿Estas en una relación tóxica y no sabes qué hacer? Descarga Cool Emotions y obtén asistencia psicológica gratuita disponible las 24 horas del día.