Ansiedad Social

Ansiedad Social

Algo tan simple como salir a jugar un partido de fútbol con los amigos se puede volver en algo complicado cuando tienes ansiedad social. ¿Te preocupa ser juzgado? ¿Te preocupa no ser suficiente? ¿Evitas conocer gente nueva e incluso convivir con las personas que ya conoces?

Muchas personas experimentan ansiedad cuando se trata de convivir con otras personas. La mayoría de las veces esta ansiedad se confunde con timidez. Sin embargo, el trastorno de ansiedad social, también conocido como fobia social es un problema de salud y no debes preocuparte por tenerlo si no por atacarlo.

El trastorno de ansiedad social es un tipo común de trastorno en el que las personas sienten miedo en ciertas situaciones sociales como conocer personas nuevas, salir a citas, tener entrevistas de trabajo o ir a la escuela. Cosas tan simples como estar frente a otras personas al comer, beber o compartir un baño público se puede volver en su peor pesadilla. Su mayor miedo es el rechazo.

Algunas veces, el temor causado por el trastorno de ansiedad social puede ser imposible de controlar. Como resultado, estas personas empiezan a evitar actividades del día a día con tal de no convivir con otras personas.

¿Te ha pasado? A mí me pasa muy seguido y no es sorpresa ya que cerca del 7% de la población tiene este trastorno.

A veces he quedado de salir con unas amigas al bar a conocer a algunos de sus amigos. Aunque ya estoy lista de pies a cabeza para pasar bien la noche, de pronto me preocupo. ¿Qué tal si no les gusto? ¿Qué tal si yo no tenía que estar invitada? ¿Qué tal si ellos la pueden pasar mejor sin mí? Cuando mi ansiedad me llega a ganar, es muy probable que le marque a mi amiga en cuestión y ponga una excusa tonta como que me duele la cabeza y no podré ir.

Desafortunadamente, la ansiedad social, también afecta nuestro rendimiento en actividades importantes como dar un discurso, participar en un concurso o tocar un instrumento musical en el escenario.

Cuando estaba en primer año de secundaria, un amigo me invitó a tocar mi guitarra con su grupo para un concurso escolar. Cinco minutos antes de pasar al escenario, comencé a temblar, sudar y no podía hablar. Decidí no participar. Afortunadamente su grupo gano. Me hubiera gustado mucho ser parte de su éxito.

Hay muchas cosas que me he perdido en el pasado por mi ansiedad social. Además, las redes sociales se han convertido en un detonante mayor para mi ansiedad. Ver que los demás tienen una vida perfecta me preocupa ya que cuando veo la mía desde otra perspectiva, me hace falta mucho para ser perfecta, para ser querida.

Este sentimiento me aisló muchas veces y me hizo sentir muy sola. Después de leer un artículo sobre este trastorno fue que decidí buscar ayuda.

Si respondes afirmativo a más de una de estas preguntas es necesario que busques ayuda para ti también:

* ¿Te enrojeces, sudas, tiemblas, tu corazón late muy rápido o sientes que tu mente se pone en blanco cuando tienes que hacer una presentación o hablar con alguien?

* ¿Tu ansiedad de convivir con otras personas es tal que te dan nauseas o malestar estomacal?

* ¿Las personas a tu alrededor dicen que eres muy tímido o que hablas con la voz muy baja?

* ¿Tienes dificultad para presentarte ante personas que no conoces?

* ¿Te sientes observado o avergonzado frente a otras personas?

* ¿Evitas tener contacto visual?

* ¿Evitas ir a lugares donde hay más personas?

Cuando recién detecte que necesitaba ayuda, me costó mucho trabajo aceptarlo y mucho más llamar y realizar una cita con un psicólogo. Un día una amiga me recomendó bajar una aplicación llamada Cool Emotions, que daba asistencia psicológica las 24 horas, los 365 días del año.

Finalmente, un día la bajé y logré mejorar poco a poco mi ansiedad social. Si sientes que tu también puedes estar experimentando ansiedad social, mi mejor consejo es que la descargues [LINK DESCARGA]. No estás solo. Mereces ser feliz.

Fuente:

https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/trastorno-de-ansiedad-social-mas-alla-de-la-simple-timidez/index.shtml